LA VICTORIA DE LA SEMANA.

UN TRIUNFO DEDICADO AL CIELO

SD TENISCA 1: Fermín, Ricardo, Cabezola, Saavedra, Cardenes, Benitez, Jorge Hdez, Riki, Jorge Gómez ( Dayron min 22) ( Ruben min 80),...

miércoles, 9 de abril de 2014

SUPO SUFRIR PARA LLEGAR NUEVAMENTE AL HELIODORO POR SEGUNDO AÑO CONSECUTIVO



CD TENERIFE B 1  Carlos, Alejandro, Verdes, Jordán, Jorge (Josito, 26) (Franco, 84), Kevin, Adrián (Santi, 58) Alex, Amorín, Jefté (Nata, 64)  Jairo (Pedro, 81).


CD MENSAJERO 1:  Kylian, Fede (Raúl Barcos, 49),  Juanda (Guille, 93), Dani Hernández, Alfredo, Silvano, Víctor (Vianney, 46),  Rayco González, Muda (Crístofer, 86), Dani Camacho (Yeray, 46), Iray. 


ÁRBITRO : Juan Antonio Morales de la Rosa, auxiliado por José Carlos Escuela Melo y Javier Pérez Alameda. Roja directa para el jugador local Santi en el minuto 92 y doble amarilla para Kevin en el minuto 68. Amonestó a los jugadores del Tenerife B, Alejandro, Verdes, Jordán, Jairo, Josito y Nata visitantes Kylian, Fede, Alfredo, Muda, Vianney y Yeray.


GOLES
1-0 min 37. Alejandro, de cabeza.
1-1 min 74. Yeray, de penalti.


INCIDENCIAS: Campo número dos de la Ciudad deportiva del CD. Tenerife. Tarde agradable con 100 aficionados y encuentro de vuelta de la semifinal de la Copa Heliodoro Rodríguez López.





arece que hace un siglo pero solo ha pasado casi un año que separa la final del año pasado de la redonda exhibición de los palmeros ante el Valeriana. La historia parece que se va a repetir, no va hacer contra el mismo rival y aunque adivinar el futuro del título en esta campaña se corre el riesgo de sacar conclusiones parciales que te pueden dejar en mal lugar. Lo cierto es que después del miedo que pasaron los aficionados, jugadores y cuadro técnico muy dados a la flagelación, los palmeros votaban en intermedio por saldar a medio equipo y echar abajo la historia de esta Copa y meterse de lleno en la competición liguera.

Tampoco resulta fácil explicar cómo puede cambiar tanto un equipo de una primera mitad a otra, con el paréntesis de un descanso que solo dura un cuarto de hora. Seguramente Fabián Rivero en ese vestuarios sagrado del fútbol,  agitó la coctelera y despacho unos cuantos gritos y algunos relevos, algunos obligados por la inminente bisoñez. La consecuencia, un mejor juego y autoestima liderado por un Alfredo, extraordinario, Vianney, eléctrico, y Yeray.

Mucho antes de eso, el Mensajero supo de entrada que le esperaba otra tarde de perros. Sin sus poderes, ya que residen en su mayor posición de balón y en la camiseta rojilla, los chicos de Fabián Rivero pagaron su osadía y a punto de perder la eliminatoria. El Tenerife “B”, salieron arriba, apretando hasta en los saques de puerta a los cuatros zagueros palmeros. Firmaron incluso un penalti fallado a los cinco minutos del comienzo, cuando unas manos de Alfredo lo señaló el árbitro y que Alejandro lo lanzo por fuera y por el otro lado donde se tiró el meta Kilyan, pudo ser una de las claves del choque. Penalti fallado a los cinco minutos que pudo significar el posible uno-cero. Pese a ello los filiales no se derrumbaron por ello antes en el minuto tres, Amorín de cabeza con potencia y desvía el meta visitante en una muy buena parada. Dos arreones y a punto de destrozar a los palmeros, a los trece nuevamente Amorín, se queda sólo y su tiro lo para el meta Kylian. El Mensa, como los boxeadores parecía tocada y entre las cuerdas, pero un buen contragolpe cinco minutos más tarde, se produce un gol anulado de Dani Camacho, donde el colegiado señalo una falta por la derecha del ataque visitante que muy pocos no comprendieron. Incluso, en el minuto veinticinco es Dani Hernández en central convertido en ofensivo, se encuentra una seria de rechace dentro del área pequeña y no remata bien de cerca y un defensa local evita lo que pudo significar el primer gol del encuentro. El Mensajero no merecía mucho, mientras el Tenerife se lo merecía todo. El jugador cosido por el filial en el 1-0 llegó en el momento justo ya con el equipo desperezándose por las oportunidades y los balones que tenían que haber acabado en la red del meta palmero. Antes hubo dos tiros a la madera, pero el tanto de Alejandro y  fue el justo merito donde tuvo muchos problemas los del “Mensa” para contener el caudal blanquiazul, desbordando por los laterales y activado por desde los interiores, jugó mucho y muy bien el Tenerife “B”, aunque sufrió en momentos puntuales con cada pelota en área propia. Fueron pocas, pero hasta una jugada a balón parado llovida era un autentico problema. Lo demás, lo demostraron con creces. Fue una buena tarde, los del Tenerife “B” si juegan así como lo ha hecho en la primera parte no tendrán problemas para llegar muy lejos en la liga. En la cascada de muy buenas noticias blanquiazules merece un capítulo especial el jugador de Valle Guerra, Jairo que cuando tiene el balón, parece que lo pega a su pierna izquierda como si tuviera un imán en sus botas. Hizo ayer diabluras en ese periodo y se merece que el primer equipo, les de alguna oportunidad para seguir mejorando su desarrollo deportivo. Antes de acabar el primer tiempo, merece también en la parte negativa, la actitud del meta visitante Kylian que perdió algo los nervios y se metió con insultos muy fuertes a los aficionados que se encontraban detrás de su puerta. Se llegó al intermedio con el buen sabor de boca por medio de los locales y con el marcador de uno cero que dejaba una segunda parte muy emocionante y competitiva. Nunca un 1-0 no fue justo.


Con todos estos ingredientes, la primera media hora tuvo una digestión algo pesada. Si acaso un tiro mal dirigido de Amorín y dos remates muchos más peligrosos de Jefté y Jairo. Parecía seguramente con la entrada Vianney y Yeray que los dos equipos jugaron con el freno de mano echado. El Mensajero parecía otro, mayor posición de balón, toque para izquierda, toque para la derecha, toque para el centro, vuelta a empezar. Tampoco el Tenerife “B” parecía otro diferente a la velocidad y al toque del primer tiempo. Cualquiera duda terminaba en un pelotazo largo, la mayoría fuera del campo. Por eso este tiempo, parecía la diferencia que hay entre la noche y el día, con muy poco que llevarse a la boca. Muy pocas ocasiones, los filiales se dedicaron más hablar con la “boca” que con el balón en los pies protestando a todo lo que señalaba el árbitro. El Mensajero, más veterano jugaba con los tiempos del partido y al filo de la media hora, una pelota larga sobre Muda, el defensa que no controla en el primer bote y en esa lucha entre los dos, cae el Muda y el colegiado señala falta, pero a instancia del auxiliar ante la sorpresa de todo, señala el penalti que lanzado por Yeray hizo el empate que daba un balón de oxigeno para los palmeros y que ya tocaba la moral del equipo que entrena Quico de  Diego. No hubo para mas, sólo malos modos, enfrentamientos entre jugadores de uno y otro equipo que fue para tanto que el colegiado necesito desde dentro del campo la llamada de los delegados para poner algo de paz deportiva.


Resumiendo, felicidad en el seno del Mensajero por meterse otro año más en la gran final de la Copa y decepción en el bando local que esperaba pese a la calidad del rival, de dar la sorpresa y llegar a jugar en el Estadio Rodríguez López, un sueño que nos se cumplió por todo lo contado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario